Press "Enter" to skip to content

Sinema contraataca | Alambre de óxido

Mire lo suficiente el piso del Senado y notará que la senadora Kyrsten Sinema charla regularmente con Mitch McConnell y su principal adjunto John Thune. Los republicanos incluso han intentado reclutarla para su conferencia y lanzar al Senado al Partido Republicano.

Sin embargo, no se preocupen, demócratas: Sinema no se convertirá en republicano.

“No. ¿Por qué habría de hacer eso?” dice la arizonense moderada en su inexpresiva marca registrada.

Thune, el látigo republicano, desearía que fuera de otra manera, confirmando en una entrevista que presionó a Sinema para que se una a su grupo varias veces. Pero el objetivo de Sinema en un Senado dividido equitativamente no es deshacerse de la mayoría de los demócratas, a pesar de soportar meses de críticas de los progresistas sobre sus posiciones políticas, protección sólida como una roca del obstruccionismo y sí, incluso sus elecciones de moda.

En cambio, Sinema parece tomarse la mayor parte con calma, sintiéndose justificada en su enfoque después de que el presidente Joe Biden firmó su proyecto de ley de infraestructura bipartidista muy reñido el lunes. Mientras buscaba cerrar tratos con los republicanos y recortar el proyecto de ley de gastos de la línea del partido de Biden, en gran medida se mantuvo callada sin importar lo que su propio partido le arroje. Sinema no respondió a los liberales que criticaron sus negociaciones bipartidistas, al igual que no discutirá el trabajo en curso en el proyecto de ley complementario de Biden que se centra en el clima y el gasto social.

Sin embargo, cuando decide hablar, tiene mucho que decir. Mientras el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, predica constantemente la unidad en un Senado 50-50, Sinema dice que sus diferencias con otros demócratas son naturales y que no deberían ocultarlas.

“Me ha preocupado el empujón que se da en ambos partidos, este empujón para que no haya desacuerdos. Solo tener unidad o solo hablar con una sola voz. Y algunos dirán, ‘Oh, esa es nuestra fuerza’ ”, dijo Sinema. “Tener algún desacuerdo es normal. Es real, es humano. Y es una oportunidad para que nosotros, como seres maduros, lo superemos “.

En una entrevista de 35 minutos en su oficina escondida en el Capitolio en miniatura y de color rosa, Sinema descalificó a los líderes demócratas por establecer expectativas demasiado altas. También defendió el derecho de sus críticos a protestar por ella, pero no a seguirla al baño y victimizar “injusta e ilegalmente” a los estudiantes que enseña en el estado de Arizona. Sinema también reveló por qué se la ve constantemente en el piso charlando con el líder republicano McConnell: “Tiene un sentido del humor seco. Está subestimado “.

La historia continúa

Y definitivamente está harta del género literario de nicho emergente con respecto a lo que usa en el Senado, algo que sus colegas masculinos no tienen que soportar.

“Es muy inapropiado. Me pongo lo que quiero porque me gusta. No es una noticia y no es asunto de nadie ”, dijo Sinema. “No es útil tener [coverage] sea ​​positivo o negativo. También implica que de alguna manera las mujeres se visten para otra persona “.

Es una réplica poco común para los oponentes de Sinema. Ha respondido a la mayoría de las críticas con silencio, ya sea que se trate de comentarios de que es republicana o de que está imponiendo una “tiranía” a los demócratas. Y en política, el senador del primer mandato se ha mantenido casi completamente callado durante las negociaciones vertiginosas para terminar la agenda de Biden.

Aún así, Sinema expuso algunas de sus ideas, explicando que generalmente apoya agregar licencias pagadas al proyecto de ley de gasto social de los demócratas, pero no aumentar las tasas impositivas a las corporaciones y a algunas personas de altos ingresos, diciendo que ella “no apoyará las políticas tributarias que tienen un impacto negativo en nuestro clima económico ”. Y, a diferencia de su colega, el senador Joe Manchin (DW.Va.), ella ve las disposiciones climáticas del proyecto de ley como la “parte más importante de lo que se está discutiendo”.

Sin embargo, incluso después de una extensa entrevista, la demócrata en su primer mandato se aferra al aire de misterio que se ha convertido en una parte distintiva de su marca política. Sinema no dirá que se postula para la reelección, ni responderá a los flirteos del representante Rubén Gallego (D-Ariz.) Con un desafío principal.

Y a pesar de que ha informado en silencio a los demócratas durante semanas que apoya el proyecto de ley de gasto social y climático de Biden y ha señalado públicamente que quiere cerrar un trato, todavía no dirá explícitamente que lo respaldará, incluso después de que la Cámara aprobó su legislación de infraestructura. .

“Si están negociando cosas delicadas o difíciles … hacerlo de buena fe directamente entre ellos es la mejor manera de llegar a un resultado”, dijo Sinema pocos minutos después de regresar de la ceremonia de firma de Biden. “Todavía estoy en el proceso de negociar la segunda disposición de la agenda del presidente … y no negocié en la prensa”.

Sin embargo, criticará a su partido por su complicidad en establecer expectativas inalcanzables y altísimas, al igual que los republicanos que prometieron derogar Obamacare bajo el expresidente Donald Trump. Un proyecto de ley de gasto social de $ 3.5 billones, una reforma electoral radical, un salario mínimo de $ 15 y cambios en las reglas de obstrucción fueron siempre una posibilidad remota con Sinema y Manchin como los votos demócratas definitivos en el Senado.

“O eres honesto o no eres honesto. Así que solo diga la verdad y sea honesto y entregue lo que puede cumplir ”, dijo Sinema. “Existe esta tendencia creciente de personas en ambos partidos políticos que prometen cosas que no se pueden cumplir, con el fin de obtener beneficios políticos a corto plazo. Y creo que daña la salud a largo plazo de nuestra democracia ”.

Mientras Sinema desafía las etiquetas y frustra habitualmente a los demócratas con una marca de moderación que rompe con sus raíces activistas en Arizona, algo así como una doctrina Sinema está emergiendo en su tercer año en el Senado, en contraste con los constantes comentarios de Manchin sobre la agenda de los demócratas.

Prefiere mantener sus pensamientos completamente en secreto, confundiendo a las personas de su partido que quieren declaraciones públicas que detallen sus puntos de vista. Cree que es un estilo que le funciona a ella, a su estado e incluso a su partido.

Los colegas de Sinema también se están entusiasmando con esto, particularmente después de que ella negoció un acuerdo de reforma de medicamentos recetados que se agregará al proyecto de ley de gastos de aproximadamente $ 1,75 billones. Aunque no está a la altura de las esperanzas progresistas de una reforma enorme, cree que equilibra la reducción de los costos para las personas mayores sin sofocar la innovación, según un asistente.

La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) Describió a Sinema como “muy concentrada” y consistente. “Siempre es frustrante negociar con alguien con quien tienes diferencias”, dijo Warren. “Esa es la naturaleza de la bestia. Pero ella claramente quiere hacer un trato y lo respeto “.

“Definitivamente tiene un perfil diferente”, agregó el senador Chris Murphy (D-Conn.), Quien trató extensamente con Sinema en el negocio de los medicamentos recetados. “Pero al tratar con sus colegas, ella no es el enigma que el experto quiere hacer que sea”.

Hay algunas señales de que el enfoque de Sinema también podría dar sus frutos políticamente, siempre que sobreviva a una primaria. Una encuesta de septiembre de OH Predictive Insights encontró que tenía un índice de favorabilidad del 40 por ciento entre los republicanos, en contraste con el también senador demócrata de Arizona, Mark Kelly. La misma encuesta encontró que el 73 por ciento de los republicanos veían a Kelly de manera desfavorable.

El senador John Cornyn (republicano por Texas), un posible sucesor de McConnell, llegó a decir que “se sorprendería si los republicanos intentaran derrocarla” en 2024 si se postula.

Sinema a veces incluso sirve como intermediaria con los republicanos para sus colegas demócratas, aprovechando los años que pasó tanto en la Cámara como en el Senado cultivando relaciones con el Partido Republicano. Ella insiste en que esas relaciones no son transaccionales, sino que reflejan el hecho de que “soy un ser humano que tiene amigos”.

Ella puede tener una escasez de amigos en el Caucus Progresista de la Cámara, que retrasó repetidamente su proyecto de ley de infraestructura y luego casi lo hundió cuando media docena de demócratas votaron en contra. Según ella lo ve, Biden pudo firmar ese proyecto de ley gracias a los valientes republicanos y al Caucus Negro del Congreso, no porque los líderes progresistas finalmente cedieran.

La CBC “hizo mucho trabajo pesado para que ese proyecto de ley cruzara la línea de meta en la Cámara”, dijo Sinema. “Los 13 republicanos que votaron a favor de ese proyecto de ley en la Cámara, y muchos de los cuales ahora están recibiendo amenazas de muerte, merecen un agradecimiento mucho mayor que el que recibieron … La presidenta Pelosi no tuvo los votos demócratas para aprobar ese proyecto de ley en un voto de un partido “.

A pesar de que Sinema concedió una entrevista conversadora, no espere escuchar mucho de ella públicamente en las próximas semanas durante el último impulso de los demócratas para aprobar su plan de gasto social. Incluso cuando los progresistas insinúan que la industria farmacéutica la ha comprado o que obstaculiza la agenda de Biden, Sinema no siente una necesidad particular de responder.

“He estado haciendo este trabajo durante casi 20 años y tomo decisiones basadas en lo que es correcto para Arizona y lo que es más importante para las familias de Arizona”, dijo. “¿Y sabes, las historias que la gente quiere escribir, que se están inventando? Ellos pueden hacer eso “.

“Descargo de responsabilidad: si necesita actualizar o editar este artículo, visite nuestro centro de ayuda. Para obtener las últimas actualizaciones, síganos en Google News”

Google News