Connect with us

Presione Soltar

Los terremotos provocados por el volcán son crueles para la Palma – BCFocus

Published

on

De una forma u otra, el volcán de La Palma se niega a dejar la vida de las palmeras cuando la erupción está por cumplir dos meses. Las lenguas de lava aceleran su camino hacia el mar, la desgasificación del centro eruptivo vuelve a llenar de ceniza el sureste de la isla y, este miércoles, los terremotos se encargan de asustar aún más a los isleños. “Tengo un ataque de nervios todo el día. Mi casa parece que se va a caer cada vez que hay un terremoto ”, dice Lucía González, de 58 años, a la salida de un hipermercado en la localidad de El Paso. Desde donde estacionaste tu Toyota puedes ver el volcán. Pero confiesa estar más angustiada por los temblores. “Parecía que se había calmado y estamos aquí de nuevo”, dice Juan País, vecino de Los Llanos de Aridane, quien se ha ido al municipio fronterizo a hacer arreglos.

Su malestar parece justificado. Desde las 00.00 (hora local) hasta las 17. 00, la isla de La Palma ha sido sacudida por 260 terremotos, según datos del National Geographic Institute. Para el martes, el número total había aumentado a 81; el lunes se quedaron en 44 todo el día. De los doscientos sismos registrados este miércoles, más de doscientos se han producido a profundidades intermedias, entre 10 y 20 kilómetros, que casi habían desaparecido.

Estos terremotos están estrechamente relacionados con el flujo de magma que proviene de la corteza de la isla y están relacionados con la actividad en la superficie, explica el sismólogo del Instituto Geográfico Nacional Itahiza Domínguez. El evento principal se registró a las 12. 33 (hora local) en Villa de Mazo, con una magnitud de 4,7 y una intensidad de IV. En realidad se produjeron dos terremotos consecutivos, que se sintieron en toda la isla, que incluso interrumpieron la rueda de prensa impartida en ese momento por el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, para hacer balance de los primeros 60 días de erupción.

Para estos temblores, sin embargo, todavía no hay una explicación segura. “Podría ser un nuevo aporte de magma relacionado con los terremotos profundos que hemos visto en días anteriores”, dice Domínguez en declaraciones a EL PAÍS. En cualquier caso, destaca que “aún no se han observado deformaciones locales, como se ha observado en otros incrementos de la actividad eruptiva”. Además, la portavoz científica del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), María José Blanco, ha asegurado que “desde principios de noviembre se ha producido un notable descenso de la deflación regional”.

Energía en fase descendente

El repunte de la sismicidad y el temblor, que ha aumentado a valores medios, según Pevolca, en cualquier caso, podrían ser indicios de que la energía del volcán de La Palma, en fase descendente en los últimos días, podría volver a subir, explica Domínguez. “Tenemos que ver si esta tendencia continúa. En estos procesos, hay ocasiones en las que la actividad sísmica trabaja en pulsos de varias horas ”. De confirmarse la subida en horas sucesivas se observaría una reversión de este parámetro, con niveles no alcanzados desde finales de octubre.

Erupción del volcán de Cumbre Vieja, visto desde la localidad de El Paso, La Palma, el 17 de noviembre de 2021.
Erupción del volcán Cumbre Vieja, visto desde la localidad de El Paso, La Palma, el 17 de noviembre de 2021. Albert Garcia (EL PAÍS)

Este miércoles, el volcán presentó “una importante emisión de cenizas”, señaló. el vulcanólogo del IGN Rubén López. “Hoy no ruge, parece que la explosividad ha disminuido desde ayer”. De hecho, el penacho oscuro que sale del cono eruptivo constituye la nota más prominente a simple vista. Y eso, a pesar de que las emisiones de dióxido de azufre han vuelto a bajar en las últimas horas hasta un rango de entre 2. 000 y 3. 000 toneladas diarias, frente a las 3.00 y 3. 500 toneladas del martes y las 12. 000 y 15. 000 toneladas el lunes.

A pesar de esto, la erupción está lejos de estar inactiva. Tanto el IGN como el Instituto de Vulcanología de Canarias (Involcan) han informado este miércoles de “un pequeño desborde” y que una nueva lavandería desciende a una velocidad aproximada de 70 metros por hora entre las sierras de Todoque y La Laguna, cruzando previamente terreno devastado y, “en menor medida”, hacia los dos deltas de lava. En general, el crecimiento se limita a poco más de dos hectáreas para un total de 1.085.

La amenaza a la población no cesa. Antonia Sánchez, de 60 años, resume a la perfección la sensación de las palmeras apoyadas en el marco de la puerta de su casa: “Pensé que se estaba desvaneciendo, pero este diablo está dispuesto a seguir amargando nuestra existencia”.

“Descargo de responsabilidad: si necesita actualizar o editar este artículo, visite nuestro centro de ayuda. Para obtener las últimas actualizaciones, síganos en Google News”

Google News

Continue Reading

© 2021