Press "Enter" to skip to content

El repunte de los casos cuestiona los recortes de personal sanitario por la crisis del coronavirus – BCFocus

El sistema de salud está lejos del colapso que sufrió en los peores momentos de la pandemia, pero también está lejos de una situación de completa normalidad. Una nueva enfermedad ha entrado en los hospitales y centros de salud con una enorme demanda de personal que va más allá de los que atienden a los enfermos más graves en las UCI: las enfermeras han pinchado 74,5 millones de dosis de vacunas; Casi han realizado 70 millones de pruebas diagnósticas que requirieron miles de personal sanitario y de laboratorio; los médicos de los centros de salud han visto sus agendas saturadas por todas las enfermedades que dejaron de ver y por las nuevas infectadas por covid. Al menos 20.000 de los aseos que se contrataron por el coronavirus ya no están en el sistema, pero ya hay un ejemplo, el de Galicia, que ha decidido dar marcha atrás y mantener parte del refuerzo de los 1.200, mientras que el Los sindicatos advierten del descenso que puede resultar de prescindir de más profesionales.

Aunque no está claro que el repunte de los casos en España (con una incidencia acumulada este viernes de 111,9 casos por 100.000 habitantes) se vaya a traducir en una amenaza a la capacidad de atención, plantearon los representantes de los trabajadores sanitarios. Remitir varias razones por las que retirar personal contratado puede ser una muy mala idea. En primer lugar, porque se desconoce la amenaza de lo que muchos ya describen como la sexta ola. El estado de vacunación de España hace pensar a la mayoría de los expertos que será mucho más leve que las anteriores, pero las precauciones nunca han sido suficientes en esta pandemia.

Otro motivo es que, debido a lo leve que sea esta ola, las personas con síntomas tendrán que seguir acudiendo a los centros de salud, donde un médico o enfermera (el grupo se autodenomina mujer) tendrá que evaluar su estado; Necesitarán pruebas de laboratorio, que deberán ser realizadas por los técnicos, independientemente de que den positivo o negativo. El recorte de personal comprometería la atención ya disminuida que brindan muchos centros.

En este contexto, cuando se trata de trabajadores de la salud, hay un impacto especial en enfermeras, auxiliares, ordenanzas y técnicos. El refuerzo de médicos fue anecdótico, por lo que tampoco puede haber muchos recortes. Una portavoz de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos reconoce que hay una escasez de profesionales que no ha dejado mucho margen ni para contratar ni para despedir. no solo mantienen los puestos de trabajo creados debido a la pandemia, sino que los estabilizan. Su presidente, Manuel Cascos, afirma que “es necesario poder ofrecer la mejor atención y atención a los pacientes y al público en su conjunto y afrontar graves problemas existentes, como listas de espera, o situaciones de colapso y saturación en los servicios de emergencia. “

Campaña de vacunación contra la influenza

“En el caso de las enfermeras, a su asistencia laboral y atención rutinaria, hay que sumar la nueva campaña de vacunación antigripal, la tercera dosis para ancianos y continuar con el seguimiento y detección de positivos en un contexto de creciente número de casos”, añade. Cascos.

Los laboratorios hospitalarios ya están sufriendo una pérdida de capacidad respecto a hace unos meses, según explica Federico García, jefe de Microbiología del Hospital San Cecilio de Granada. “El argumento es fundamentalmente que ya no hay tanta actividad covid. Hasta cierto punto es cierto, pero todavía hay mucho covid, sobre todo en los servicios de microbiología, porque aunque no hay tanto en la calle ni tanta gente hospitalizada, todavía tenemos muchas pruebas por analizar ”, el argumenta.

Una de las cosas buenas que ha traído la pandemia es un enorme refuerzo de los laboratorios que ha permitido una atención continua en muchos de ellos, las 24 horas del día, los siete días de la semana, algo que antes no pasaba. “Esto puede conducir a una gran mejora en la salud y supervivencia de los casos que llegan, por ejemplo, con una infección. Si es un lunes a las dos de la tarde, tendrás un análisis inmediato, pero si hay cortes y llegas de madrugada puede que tengas que esperar, lo cual es peligroso ”, añade García.

No todas las comunidades son claras a la hora de dar a conocer sus planes. “Muchos no dicen abiertamente que su objetivo no es renovar los contratos antes del 31 de diciembre, pero sospechamos que pueden ir en esa línea”, subraya Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería. “Por poner un ejemplo, en el presupuesto de Madrid para 2022, hay 800 millones de recortes en salud. Evidentemente, no va a tener la misma gente porque el capítulo de personal es el más importante ”, zanja.

A preguntas de EL PAÍS, algunos de los ministerios han asegurado que “los efectivos que son necesarios”. Es el caso del País Vasco, Aragón, Castilla y León, Navarra y Murcia. Otros aseguran que de momento seguirán los contratos y que intentarán mantenerlos, algo que ocurre en Cantabria, Cataluña, Canarias y La Rioja. Tanto la Comunidad Valenciana como Castilla-La Mancha han anunciado que sacarán nuevas plazas para el próximo año, que sustituirán o incluso aumentarán las que se pierdan con la rescisión de contratos por covid. La Consejería de Sanidad de Madrid cifra entre un 45% y un 50% la plantilla a mantener. La fuerza laboral “todavía se está cerrando con cada centro de salud”, dice un portavoz. Los sindicatos mayoritarios, sin embargo, bajan este porcentaje al 35%: “El Servicio de Salud de Madrid (Sermas) va a despedir a unos 7.500 profesionales contratados desde marzo de 2020 en hospitales, Summa y Atención Primaria”, señalan.

El consejero de Sanidad y Servicios Sociales de Extremadura, José María Vergeles, explicó el pasado lunes que no es posible mantener a los trabajadores sanitarios con los mismos contratos: “Lo que no podemos utilizar son los fondos que usamos para hacer estos contratos, ni las obras . Por ejemplo, necesitamos desbloquear listas de espera, pero es una función diferente a la que se ha contratado. Los fondos que apoyaron esos contratos fueron fondos europeos que han desaparecido. Lo que hay que hacer ahora es un plan para la recuperación del Sistema Nacional de Salud en su conjunto. “

000.000 baños menos

Según publicó EL PAÍS en octubre, unos 20. 000 aseos ya están fuera del sistema: 8. 000 en Andalucía, 239 en Madrid, 2. 359 en la Comunidad Valenciana, 2. 697 en Castilla-La Mancha, 3. 540 en Murcia, 1. 509 en Extremadura y 973 en Cantabria. Asturias, Castilla y León, Navarra, País Vasco, Ceuta y Meilla no aportaron datos.

La única comunidad que ha retrocedido explícitamente ha sido Galicia. Tal y como demandan los sindicatos, la Xunta ha rectificado su intención de terminar con los contratos de los 1.200 trabajadores de salud pública que fueron contratados como refuerzo debido a la pandemia “teniendo en cuenta las circunstancias actuales”.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, se renovarán 738 de esos contratos que estaban a punto de caducar. Por un lado, los puestos creados por la emergencia sanitaria y que debían finalizar entre 697 se extenderán por tres meses 24 de noviembre y 31 de diciembre, entre los que se encuentran enfermeros y técnicos de enfermería, laboratorio y diagnóstico por imagen, ordenanzas y personal administrativo. Y, por otro lado, se extenderán otros seis meses 115 contratos de enfermería que también terminaron a fin de año. La Xunta de Galicia reconoce que “las necesidades sanitarias actuales siguen exigiendo la continuidad” de estos trabajadores en los centros de vacunación, circuitos de urgencias y UCI, dispositivos de prueba y cribado, covid-auto, así como para la cobertura de ausencias del personal.

“Descargo de responsabilidad: si necesita actualizar o editar este artículo, visite nuestro centro de ayuda. Para obtener las últimas actualizaciones, síganos en Google News”

Google News