Press "Enter" to skip to content

El jurado del caso Laura Luelmo veta el acceso a los medios de comunicación al juicio de Huelva – BCFocus

“No todos los ensayos son iguales”. Al filo del mediodía de este lunes, el magistrado de Sala Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva, Florentino Gregorio Ruiz Yamuza, ya ha advertido al recién constituido jurado popular de la singularidad del caso al que se enfrenta. Deben pronunciarse sobre si Bernardo Montoya, exrecluso por delitos de sangre, agredió sexualmente y mató a la joven maestra zamorana Laura Luelmo el 12 de diciembre de 2018. Apenas media hora después, el jurado se ha pronunciado a favor de la petición de acusación. , la fiscalía y la defensa que las cinco sesiones del juicio se realicen a puerta cerrada, sin la presencia de los medios de comunicación, por respeto “a la intimidad de la víctima”, según lo solicitado por la acusación particular.

Esa fue la única pregunta previa que tuvo que ser aclarada, justo al comienzo del juicio. “Es mediático a pesar de nosotros, a pesar de la familia de Luelmo”, ha asegurado enérgicamente al tomar la palabra Francisco Luelmo, familiar y abogado de la joven asesinada en el poblado minero de El Campillo. El abogado ha argumentado lo que ya defendió en una carta a Ruiz Yamuza, que las sesiones deben ser a puerta cerrada, ya que se tratarán de “asuntos íntimos de la víctima”. “Desde un punto de vista técnico, no hay razón para que sea público. Si no es publico [los medios] no tienen derecho a informar ”, explicó. Tanto la fiscal, Jessica Sotelo, como el abogado defensor, Miguel Rivera, y como apoderado de la acusación presentada por la Junta de Andalucía, cuyo nombre no ha sido revelado, se han adherido a esta petición.

Tras diez minutos de deliberación, los nueve integrantes han accedido a la solicitud de veto a la prensa y los más de 30 medios acreditados ya no han podido reingresar a sala. La decisión ha supuesto el desmantelamiento de los medios técnicos desplegados para proporcionar la señal telemática durante todas las sesiones. Durante la mañana han declarado Bernardo Montoya, asesino confeso y presunto agresor sexual de Luelmo, y cuatro testigos, según han confirmado fuentes de la Corte Superior de Justicia de Andalucía, aunque no se han revelado detalles de sus testimonios. El imputado ha llegado a la Audiencia Provincial pasadas las 9 de la mañana 30, procedente de la cárcel de Huelva. El hombre, que ya fue a prisión por matar a una anciana de Cortegana en los años 90, enfrenta una posible pena de prisión permanente que puede ser revisada.

Montoya, vestido con un chándal verde, siguió con tranquilidad la resolución de la pregunta anterior sobre la presencia de la prensa, justo antes de declarar a puerta cerrada. También está prevista la declaración de 14 testigos para la sesión de este lunes. Mientras tanto, el martes aparecerán otros 20 testigos. Entre todos ellos, se encuentran los padres de Laura Luelmo, quienes aparecen como la acusación, junto a los dos hermanos de la víctima. Ya el miércoles y jueves tendrán que declarar los médicos forenses y agentes de la Guardia Civil que investigaron el caso a finales de 2018.

Laura Luelmo, de 26 años, desapareció el pasado 12 de diciembre de 2018 y su cadáver no fue encontrado hasta cinco días después. Según el relato de la Fiscalía en su acusación, Bernardo Montoya, su vecino de enfrente, la secuestró el mismo día de su desaparición, la introdujo en la casa donde vivía desde que salió de la cárcel hace apenas un mes, la golpeó, la ató. y la amordazó. Más tarde, la agredió sexualmente y la golpeó en la cabeza, matándola. Montoya, siempre según la Fiscalía, arrojó el cuerpo semidesnudo en Las Mimbreras, un lugar cercano a El Campillo. Tras ser detenido el 18 de diciembre, en un principio confesó haberla asesinado, aunque trató de evitar la acusación de agresión sexual. Posteriormente, realizó su declaración hasta en tres ocasiones más para negar haber perpetrado el asesinato y tratar de incriminar a una expareja suya.

Desde el primer momento de la desaparición, la familia ha optado por guardar silencio, estrategia que también ha seguido su propio abogado. Solo han roto el silencio en dos ocasiones, una de ellas para quejarse del tratamiento mediático del caso. La decisión de celebrar el juicio a puerta cerrada ha causado malestar hasta el punto que la Asociación de Prensa de Huelva ha emitido esta tarde un comunicado lamentando y condenando “el apagón informativo” del caso, además de exigir “más transparencia en la sentencia”.

“Descargo de responsabilidad: si necesita actualizar o editar este artículo, visite nuestro centro de ayuda. Para obtener las últimas actualizaciones, síganos en Google News”

Google News