Press "Enter" to skip to content

“Desde la Ley del Patrimonio de 1985, una pieza de excavación no ha ingresado al Museo Arqueológico Nacional” – BCFocus

Andrés Carretero Pérez (Madrid, 66 años) habla con entusiasmo y emoción al describir alguna de las 11. 000 piezas que alberga el Museo Arqueológico Nacional, que lleva 11 años en funcionamiento. Recorre los pasillos de la institución y se detiene ante su figura favorita: la Dama de Ibiza, diosa cartaginesa de 48 centímetros de barro del siglo III a.C. C. “Es impresionante. Refleja todas las culturas que pasaron por las Islas Baleares. Ella es ingenua, es hermosa. Es una pieza magnífica que el público no suele apreciar ”. En esta entrevista, Carretero advierte que desde que el Gobierno está revisando ahora para su reforma, no entran nuevas piezas de excavación en el museo porque la normativa da prioridad a las comunidades autónomas y rechaza reclamos por la devolución de joyas como la Dama de Elche a sus comarcas. de origen porque considera que hay obras que deben pertenecer a las colecciones nacionales.

Pregunta. ¿Los gobiernos regionales exigen la devolución de muchas piezas?

Respuesta. Sí, las grandes divas. Nadie reclama la chatarra de la cueva del Castillo, sino la Dama de Elche, la Ley Flavia Malacitana [cinco placas de bronce de época romana] o los toros de Costix [astados de bronce talayóticos]. Solo quieren piezas representativas, llamativas y con cierto tono artístico.

pag. Y cual es tu opinion

R. No podemos deshacer la historia, retroceder. Estas piezas están aquí por razones específicas, para contextos históricos específicos. Es necesario que un museo nacional tenga una representación global de todo el Estado. Que el alcalde de turno piense que tener tal objeto en su pueblo ya resuelve los problemas del municipio y que el turismo va a acudir en masa a verlo es un planteamiento bastante inocente.

pag. Cada uno defiende lo suyo.

R. La realidad es que habría una dispersión de las colecciones, una falta de atención por falta de presupuestos suficientes. En este país no se pueden tener 8. 000 museos, uno en cada municipio, en un estado digno. Ocho mil instituciones en funcionamiento … Es inviable y muy contraproducente para la investigación arqueológica. Lo que deben hacer es incrementar las investigaciones en el lugar donde fueron encontrados, porque el patrimonio no acabó hace cien años, cuando apareció y llegó al museo nacional la Dama de Elche o Baza. Hay bienes muy interesantes por descubrir que se pueden exhibir en museos regionales, provinciales o locales, en lugar de reclamar.

Q. ¿Los ministros te apoyan?

R. Usted lo consigue. Vienen con sus presiones políticas, pero cuando se les explica la situación, comprenden.

pag. ¿Cuántas piezas exhibe el museo?

R. Uñas 13. 11.

Q. ¿Y cuántos guardas en los almacenes?

R. Tenemos 1, 2 millones de objetos.

pag. ¿En el Museo?

R . Una parte sí, y otra en unos almacenes de seguridad en Meco [Madrid].

pag. ¿Te has quedado sin espacio?

R. Si. Pero la reforma de 2014 nos permitió aprovechar otros 3. 000 metros cuadrados más. Ocupamos solo un tercio del Palacio de la Biblioteca y Museo [en la calle de Serrano]. Cuando en Madrid, el primer edificio construido a tal efecto y que compartimos espacio con la Biblioteca Nacional y el Museo de Arte Moderno.

pag. ¿Alguna vez ha querido la Biblioteca Nacional conservar su parte del edificio?

R. Muchas veces. La Biblioteca siempre ha empujado y ha sido mucho más fuerte que nosotros. De hecho, el plan inicial era que ocupara solo medio edificio, pero Juan Eugenio Hartzenbusch, quien fue su director en esos años, tenía una gran capacidad política, más que el director de Arqueología, y dijo: “Nada a medias para cada uno. museo, nos quedan dos tercios ”. Y asi fue.

Imagen del patio romano del Museo Arqueológico Nacional, tomada desde la pasarela de la sección de numismática en 2019.
Imagen del patio romano del Museo Arqueológico Nacional, tomada de la pasarela de la sección de numismática en 2019.Charlie Rosillo

Q. ¿Cuántas piezas sacas de las excavaciones que se realizan en España?

R. Ninguno .

pag. ¿Y eso?

R. Desde 1985. Es una barbarie. Nada desde la aprobación de la ley de patrimonio y el traspaso de la gestión arqueológica a las comunidades autónomas. Antes, era el Estado, el Ministerio de Cultura, quien daba los permisos para hacer las excavaciones, y decidía el destino de las colecciones. A veces iban al museo provincial o nacional, dependía. Como son las comunidades las que dan las autorizaciones, nunca envían una pieza al nacional. La ley actual fomenta que las colecciones estén cerca de sus territorios donde se ubican, pero no impide que haya piezas muy representativas que deban seguir llegando aquí.

Q. ¿Cómo es su relación con las comunidades autónomas y sus museos?

R. En general bien, porque tenemos poca relación, no hay vínculo con ellos. Pero nos llevamos bien y tomamos prestadas colecciones. Tenemos unas 2. 000 piezas en depósito en varios museos españoles y unas 100 o 150 de otros museos en nuestra colección permanente.

Q. ¿Cómo ve la arqueología nacional en términos de financiación o investigación? El presupuesto medio de una excavación es de 18. 000 euros. Da a equipos profesionales mal pagados.

R. Ha sido así toda mi vida. Cuando empecé como estudiante, comíamos latas de sardinas y nos quedamos en las escuelas que nos dejaban los municipios o en carpas.

El saqueo es desenfrenado, como siempre lo ha sido. Tenemos la ventaja de que ahora mismo hay grupos patrimoniales y brigadas de la Guardia Civil y la Policía Nacional, que están haciendo una labor eficaz

pag. ¿Y eso ha cambiado?

R. Ha mejorado mucho. Es cierto que la situación sigue siendo horrible, pero nada que ver con lo anterior. Hace 18 años fue la miseria más absoluta. Ahora estamos en una miseria modernizada.

pag. ¿Cómo es la preparación de los arqueólogos españoles?

R. Ellos son muy buenos. Su formación es muy valorada en todas partes, y los ingleses y franceses se tienen en gran estima a sí mismos. Pero si revisamos las plantillas de las universidades europeas, prácticamente todas han contratado arqueólogos españoles.

pag. ¿Recibes muchas piezas saqueadas para tu estudio?

R. El saqueo es desenfrenado, como siempre lo ha sido. Tenemos la ventaja de que ahora mismo hay grupos patrimoniales y brigadas de la Guardia Civil y la Policía Nacional, que están haciendo una labor eficaz, junto a los grupos de atención rural de La Benemérita, que están haciendo un gran servicio. Trabajamos mucho con ellos, porque los objetos que recuperan acaban en el museo para los informes en los juzgados.

pag. Pero son piezas fuera de contexto.

R. Son los juzgados o la Comisión de Patrimonio los que deciden su destino, que suele ser cercano al lugar donde han sido extraídos. Pero el problema es que cuando sacas una pieza de su contexto, estás eliminando el 90% de la información.

pag. ¿El museo nacional compra en el mercado privado?

R. No, porque no tenemos la capacidad legal para hacerlo, solo el Prado y el Reina Sofía la tienen, con sus presupuestos de compra. Existe un órgano del Ministerio de Cultura, que es la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español, que ejerce el control del mercado de antigüedades y, en particular, controla las compras para los museos estatales.

Todos los museos tienen falsificaciones. Si un museo no los tiene, no es un museo

pag. ¿Qué presupuesto tiene tu museo?

R. Te lo digo de dos formas. El presupuesto que gestiono no llega a los 300. 000 euros anuales, y el coste total de mantenimiento del edificio y paga al personal (unos 150 son gestionados por los servicios centrales, unos cinco millones.

pag. No parece mucho 300.000 euros…

R. Ahora, tenemos que conseguir patrocinios externos. Las exposiciones temporales, salvo contadas excepciones, no son pagadas por el ministerio.

PAG . ¿Ha detectado falsificaciones en sus colecciones?

R. Si. Todos los museos tienen falsificaciones. Si un museo no los tiene, no es un museo.

PAG . ¿Y qué hace con ellos?

R. Bueno, tenemos algunos de ellos expuestos. ¿Por qué no? Hay una historia muy curiosa, la del yacimiento del Cerro de los Santos en Albacete, que apareció en 1860, con una gran cantidad de esculturas ibéricas. De ahí viene la dama de la ofrenda y muchas figuritas. Los descubridores hicieron una oferta y el museo la aceptó. Al año siguiente, volvieron a contactar diciendo que habían arado y encontrado más esculturas. El museo los volvió a comprar. Pero hubo una tercera vez y también se adquirieron, aunque hubo algunas piezas muy raras. Los expertos del momento se dieron cuenta de que eran falsos. Y había un hombre en la ciudad, conocido como el Relojero de Yecla,

que, con piedra local, se dedicó a tallar nuevas imágenes. Algunas muy buenas, de verdad. Pero como ya estaban en el museo, no los íbamos a tirar, por lo que se exhiben en la colección, dejando claro que son completamente falsos.

“Descargo de responsabilidad: si necesita actualizar o editar este artículo, visite nuestro centro de ayuda. Para obtener las últimas actualizaciones, síganos en Google News”

Google News