Press "Enter" to skip to content

“Convirtió su tortuosa relación en sus pinturas” – BCFocus

El coleccionista argentino Eduardo Costantini nunca ha tenido el cuadro antes que él Diego y yo . La obra que pintó la mexicana Frida Kahlo en 1949 y por la que este empresario acaba de pagar 34,8 millones de dólares (unos 30 millones de euros), un nuevo récord para el arte latinoamericano, solo lo ha visto en libros, catálogos y un par de de meses atrás en la casa de subastas de Sotheby’s. “Me sorprendió mucho y comencé a fantasear con la idea de la compra. Por suerte, el precio no subió ”, cuenta días después de la adquisición.

El cuadro de Kahlo es un autorretrato de la artista con lágrimas en los ojos, que tiene al pintor mexicano Diego Rivera —con quien se casó dos veces— dibujado pequeño en la frente, con un tercer ojo. “Siempre me atrajo mucho porque muestra su relación íntima con Diego. Era una mujer en la superficie, con una vida muy dramática atravesada por su accidente, el impedimento de ser madre y su gran amor por Diego Rivera. Tenían una relación muy tortuosa y él la convirtió en sus cuadros. Esa angustia que muestra en Diego y yo se supone que se debe a la amorío de Rivera con María Félix ”, describe Costantini. Fue el último autorretrato en busto realizado por la pintora mexicana antes de su muerte, en 1954.

La pintura recién adquirida desbancó a Rivera del podio de los artistas latinoamericanos más cotizados. “En general, todo el arte latinoamericano subió, pero Frida aún más porque tiene poco trabajo y es muy atractiva. A los coleccionistas les encanta. Es la artista más visitada en Google después de Leonardo da Vinci ”, dice Costantini. El empresario es también propietario de Baile en Tehuantepec , Obra de Rivera que compró en 2016 por 15,7 millones de dólares y ostentaba el récord de obra más cara realizada por un latinoamericano.

La pasión de Costantini por Kahlo se remonta a décadas. En 1995, en una subasta en Nueva York, se vio obligado a elegir entre el cuadro de Rivera antes mencionado y Self-portrait with chango y loro , del artista mexicano. Eligió esta última -por la que desembolsó 3,1 millones de dólares, unos 2,6 millones de euros-, decisión que asegura que volvería a repetir.

Eduardo Costantini, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, posa en la Real Academia de San Fernando ante  el 'Baile en Tehuantepec' de Diego Rivera.
Eduardo Costantini, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, posa en la Real Academia de San Fernando ante el ‘Baile en Tehuantepec’ Rivera de Diego. Kike Para (EL PAÍS)

Como otras joyas de su colección, Diego y yo será exhibida temporalmente en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), fundado por Costantini en 2001. Será la primera vez que el público tenga acceso a la pintura desde 1998, cuando se exhibió por última vez. Desde entonces había permanecido en una colección privada en Texas (Estados Unidos).

Costantini hizo fortuna con negocios inmobiliarios, como el barrio privado de Nordelta, a orillas del delta del Paraná. Pero a los 30 años no eran 2. 000 dólares los que pedían un retrato de Antonio Berni y me decantaban por un cuadro de Leopoldo Presas. Esa fue su primera adquisición. “Compré de forma espontánea, emocional. No tenía presupuesto y no sabía de arte. Empecé a aprender después: Ricardo Esteves me enseñó y compartimos el amor por el arte ”, recuerda. Hoy es un aviso raro en Argentina, donde el mercado de coleccionistas es pequeño y los valores del arte local están muy alejados no solo de los de México, sino también de los de Brasil y Colombia.

Suscríbete aquí al Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

“Descargo de responsabilidad: si necesita actualizar o editar este artículo, visite nuestro centro de ayuda. Para obtener las últimas actualizaciones, síganos en Google News”

Google News